En Europa es habitual ver a las abuelas pedaleando mientras acarrean la compra diaria.¿Son de una raza especial? No. Lo que ocurre es que llevan bicis electrificadas.

Las bicis eléctricas en Europa tienen ya una larga tradición. Y no hay que esperar a ser muy madurito para agenciarse una. Los clientes que nos las solicitan viven en ciudades con cuestas, o deben hacer trayectos largos o simplemente, no quieren llegar al trabajo empapados en sudor.

img_5900

La electrificación consiste básicamente en una bicicleta a la que se le ha acoplado un motor eléctrico para ayudar en el avance de la misma.

Y eso es lo que hemos hecho nosotros con una bici nueva escogida por la clienta desde nuestro catálogo. Una vez en nuestras manos, le hemos acoplado un kit con motor delantero de 250 wat. y una batería en el transportín trasero de 36 voltios y 11 amperios, que proporciona una autonomía superior a los 80 km. La velocidad máxima que alcanza son 33 km. por hora y se recarga como un móvil.

img_5906

Para los que nunca os hayáis montado en una, es una sensación curiosa al principio, y muy, pero que muy gratificante. Primero, hay que seguir dando pedales (o sea, que se sigue haciendo ejercicio), pero el impulso que se alcanza con cada pedalada es muy superior al que estáis acostumbrados.

En España es todavía novedoso, así que es probable que no las conozcáis, pero una vez montados en una, ya no os volveréis a bajar.